Aumento de glúteos

Implante glúteo

Los implantes de silicona se insertan en el plano subfascial (debajo de la fascia) del músculo glúteo o se insertan por vía intramuscular (dentro del músculo). Los implantes en el plano subfascial tienen los beneficios de obviar la necesidad de disección muscular y reducen significativamente el riesgo de dañar el nervio ciático (que puede causar dolor neuropático y disfunción de los músculos ubicados en la parte posterior del muslo y la parte inferior de la pierna). La desventaja de este método es que el plano subfascial no es tan profundo como el plano intramuscular, lo que hace que el contorno del implante sea más prominente.

Los beneficios del plano intramuscular incluyen la gruesa cobertura muscular que proporciona el músculo glúteo máximo dividido (disecado por la mitad) sobre el implante de silicona, confiriendo un contorno natural. La desventaja de este método es que el plano intramuscular requiere que el cirujano corte el músculo glúteo máximo, lo que alarga la recuperación y aumenta el riesgo de cortar permanentemente los nervios que inervan este músculo. La lesión nerviosa puede causar parálisis del músculo glúteo máximo y atrofia subsiguiente (contracción muscular), creando asimetría y disfunción muscular. Los implantes son de silicona y son redondos u ovalados. También vienen en diferentes tamaños que van desde 200-500 mL. El tamaño y la forma ideales se seleccionarán de acuerdo con el tamaño de su pelvis, su altura y el grado de aumento deseado. Todas las opciones se discutirán con su cirujano plástico y se creará un plan quirúrgico personalizado para que coincida con su anatomía existente y sus objetivos estéticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.